La pausa mortal del deporte

El deporte alimenta una poderosa maquinaria que gracias al marketing deportivo mueve a las masas. Hoy, ante un rival inesperado, tuvo que parar en seco y no hay tiempo que perder, las organizaciones deportivas y sus patrocinadores deben adaptarse de súbito a las circunstancias.

Elías González | @elijahmx
staff@mktdeportivomx.com
#mktdeportivomx
   Enfrentamos un rival que no da tregua desde principio de año. Lo mismo puso en jaque al deporte mundial al motivar que se pospusieran los Juegos Olímpicos Tokio 2020 -uno de los platillos principales de la temporada- que ha hecho estragos hasta en el futbol del llano, ese donde tampoco vemos a los cracks del barrio como de costumbre. Así de amplio es el espectro. Amateur o profesional, están paralizados.
   Con el futbol como ejemplo del alcance masivo del deporte-espectáculo, la inquietud ante la indefinición de calendarios de las principales ligas del mundo en Europa, América, Asia… apuntan a junio como el mes en que, al parecer, podría volver a rodar el balón. Pero ante el ante la pandemia del Covid-19 no hay plan -ni vacuna- por ahora.
   A casi dos meses de inactividad global en el mundo del deporte, los efectos ya trastocaron los planes publicitarios en el primer trimestre del año, las pérdidas son incuantificables y amenazan con crecer aún más. Hasta el momento la creatividad es la principal y única arma para sortear la crisis, pues el show, de alguna manera, debe continuar.
   Sin deporte organizado las marcas han hecho de las campañas sociales en torno al coronavirus su principal ventana de exposición, hay que estar presente y la imaginación y sensibilidad juegan un rol clave y no solo ante los cientos de miles de aficionados que siempre ocupamos las gradas cada juego, también de los millones más que estamos detrás de la pantalla en cada cita.
   La poderosa maquinaria financiera está en stand by y en una encrucijada, pues se plantea desde cancelar las temporadas y retomarlas, en el mejor de los casos, en el segundo semestre del año, que volver a puerta cerrada, desde el futbol hasta el automovilismo y demás actividades federadas a nivel internacional. Los propios Juegos Olímpicos, pospuestos para el verano del 2021, aún generan dudas porque, en caso de no existir alguna vacuna, el programa está en riesgo.
   Es momento de reinventarse o morir, no hay tiempo de lamentaciones, es urgente captar la atención de los potenciales clientes de productos y servicios, ofertas por compras anticipadas, promociones 2×1 con la entrega del artículo a domicilio sin costo alguno, la adquisición de paquetes premium al costo básico, más tiempo de navegación en internet en apoyo a la economía e infinidad de acciones tienen trabajando a marchas forzadas a los departamentos de publicidad y mercadotecnia de cientos de sponsors-
   La amenaza es inminente y nadie tiene le respuesta. Con clientes y amigos buscamos ideas, propuestas, qué y cómo mantener activo el negocio, y no somos los únicos, pues los grandes inversionistas, acostumbrados a las sumas millonarias en dólares o euros ven cada día que pasa con la esperanza que sea al último.
   Derechos de transmisión en todo tipo de medios de comunicación, horas y horas de programas en vivo tratan de «llenarse» con glorias del pasado, las campañas de difusión cambiaron de golpe, de las previas pasamos al #QuédateEnCasa y #TeQueremosDeVuelta, la venta de boletos y todo lo que implica -transportación, hospedaje y alimentación-, los productos y servicios -ropa, calzado, equipamiento, nutrición- que forman parte del engranaje están a la espera.
   Como nunca, vivimos y padecemos la pausa mortal del deporte. No tenemos más que pensar que lo que no te mata, te fortalece, y nada como el deporte para demostrarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×