El privilegio de ser deportista universitario

Más de 8 mil 200 jóvenes en 26 disciplinas participaron en la Universiada Nacional 2018, encuentro clave para la formación de los estudiantes dentro y fuera de las aulas

Tania Jiménez Narcia | @tanjnarcia
staff@mktdeportivomx.com
#mktdeportivomx
   Ser estudiante universitario y también deportista en el contexto que vivimos hoy es un privilegio, en especial si consideramos que nos desarrollamos en un momento social, económico y político en el que predominan la desigualdad e injusticia social, la incertidumbre, la pobreza, la desconfianza, el abuso, la inseguridad, entre otras situaciones adversas. Así, lo que debiera ser garantizado como derechos, la educación y el deporte, se han conformado como campos a los que una minoría tienen acceso.
   Entonces, ser deportista y estudiante es una posibilidad de ser algo más, una opción que tienen las y los alumnos para formarse como seres integrales y entender la práctica deportiva desde una perspectiva pedagógica para después llevarla a su vida cotidiana.
   El mejor ejemplo en nuestro país es la Universiada Nacional 2018, que este año integró a cientos de instituciones de educación superior del 23 de abril al 9 de mayo en los recintos deportivos del Estado de México. Durante los 17 días de competencia acudieron más de 8 mil 200 participantes en 26 disciplinas, 4 de ellas incorporadas por primera vez: tochito femenil, escalada deportiva (boulder), rugby y bádminton, encuentro al que asistió Luciano Atayde Costa Cabral, vicepresidente de la Federación Internacional del Deporte Universitario (FISU).
   El propio Manuel Merodio, secretario general del Consejo Nacional del Deporte de la Educación (Condde) y vicepresidente de la FISU América, destacó que “el deporte universitario debe ser uno de los pilares de desarrollo, así como las instituciones claros ejemplos de progreso para todos los jóvenes. Hoy más que nunca necesitamos apoyar la cultura física y el deporte, ya que son los mejores caminos para fomentar una sociedad saludable, talentosa y solidaria”, de acuerdo con información publicada en el sitio web del organismo.
   Este 2018, por décimo quinta ocasión, la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) obtuvo el primer lugar en el medallero con 139 preseas y 3 mil 575 puntos y, más allá de las posiciones en la tabla, el deporte universitario se convierte en una herramienta de desarrollo social, personal y profesional que permite ampliar el panorama de cada deportista e institución en todos los sentidos.
   Y la fiesta no se acaba aquí, pues la siguiente cita para la comunidad deportiva universitaria más destacada de nuestro país ya está programada y es nada menos que los primeros Juegos Panamericanos de la FISU América que se festejarán del 19 al 29 de julio en Sao Paulo, Brasil.
   De su trabajo previo en las aulas, su preparación y al final de la combinación de ambas facetas, se conforma cada alternativa de vida diferente para formar una mejor sociedad, depende de cada uno dar ese paso extra para no dejar el aprendizaje en los libros ni los logros en la cancha, la meta es trascender y justo los Juegos Panamericanos universitarios en Sao Paulo son el reto perfecto para intentarlo.

2 thoughts on “El privilegio de ser deportista universitario

  1. Es muy importante que el deporte sea un eje fundamental para la sociedad. De el se desprende aspectos q inciden en la salud…ennla educación….q bueno q se da apoyo a los universitarios para q puedan desarrollarse e integrar a su formación el deporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *