Abajo el telón.. adiós Estadio Azul

Entre emociones y tristezas, el recinto de la Colonia Noche Buena, aquel llamado originalmente Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes, cerró este 22 de abril del 2018 un ciclo de 72 años para dar paso, dicen, a la modernidad...

Elías González | @elijahmx
staff@mktdeportivomx.com
#mktdeportivomx
   Y 72 años después, el Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes, también conocido como Estadio Azulgrana o Azul, cerró este domingo 22 de abril del 2018 un ciclo con el mismo deporte que lo vio nacer: el futbol americano. La despedida fue con la final entre Mexicas Ciudad de México y Raptors del Estado de México en el Tazón México III de la Liga de Futbol Americano Profesional (LFA). El resultado fue lo de menos, finalmente, dijo adiós con un campeón.
   De igual forma, apenas el sábado 21, el Cruz Azul, equipo de futbol que lo hizo su hogar desde el 10 de agosto de 1996 -con más penas que glorias- concluyó también un periodo icónico tras más de dos décadas sin títulos en ese inmueble; el rival en turno fue Monarcas Morelia, cuadro que precisamente debutó en el máximo circuito en este campo el 14 de julio de 1957 ante el América, el acérrimo rival de los celestes.
   Como sede de 426 partidos de futbol de liga, el Azul se lleva con él miles y millones de historias de emoción, tristeza y hasta dolor de un equipo grande que, paradójicamete, nunca pudo demostrarlo allí; ahora regresa nada menos que al Estadio Azteca, donde justo la máquina cementera forjó sus años de gloria, esa que hoy lo tiene en un sitio privilegiado gracias a su leal afición.
   El primer estadio en México hecho totalmente de concreto, en el que desde cualquier asiento se puede mirar todo el campo (gracias al diseño del ingeniero mexicano Modesto Rolland) que vio jugar a América, Necaxa y Atlante en distintas épocas, que recibió partidos de talla internacional y también el primer partido de la NFL fuera de Estados Unidos, cuando se enfrentaron los Santos de Nueva Orelans y las Águilas de Filadelfia en 1978, enfrenta el ocaso acosado por la gran urbe.
   Originalmente nombrado como el Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes, zona emblemática de la capital del país, el Azul se volvió parte del panorama, del mismo ambiente entre los vecinos y comerciantes pese a carecer de estacionamiento, pues ha sido un motor de la economía durante los juegos y demás eventos que pudo albergar. Si no, pregunten en las taquerías de los alrededores y a los cientos de vendedores que ha hecho su vida ahí.
   Con sus 36 mil 681 butacas, donde una de las aficiones más fieles de México los acompañó -y acompaña- en las buenas y las malas, mucho más éstas últimas, el Azul se quedará en la mente de todos nosotros como un auténtico monumento capitalino, justo como lo es la ya también mítica Plaza México.

   Ni qué decir de los patrocinadores que han desfilado en esta era, lo mismo Cemento Cruz Azul que la extinta Azul Sport, pasando por Fila, LADA, Telcel, Telmex, Pepsi, hasta Umbro, Under Armour o Coca Cola… que hoy se quedan “sin casa”, pero con la ilusión de retomar los años maravillosos ahora por los rumbos de Santa Úrsula.
   En cuanto a los jugadores, la lista de emblemas azules que pisaron el campo es larga, desde Carlos Hermosillo y el último título que dio al Cruz Azul en 1997 en casa del León, hasta Christian ‘Chaco’ Giménez, quizá uno de los últimos futbolistas bandera que recién dejó a la máquina sin poder levantar un trofeo en casa y ante su gente… al final el club nunca conquistó un campeonato de liga ese espacio.
   Hoy, un tanto resignados, veremos cómo la modernidad arrasa con decenas y miles de toneladas de concreto del Azul, propiedad de Antonio Cosío Cano, para albergar, según comentan los más informados, un nuevo centro comercial. Como si a estas alturas hicieran falta en la Ciudad de México.
   No queda más que decir, abajo el telón, adiós Estadio Azul.
Setentón
Un breve repaso por la historia del Estadio Azul, inaugurado el 6 de agosto de 1946:
  • 36,681 butacas disponibles
  • 72 años de vida cumpliría en agosto del 2018
  • 22 años como casa del Cruz Azul
  • 20 años sin títulos para el equipo celeste
  • 15 mil metros cuadrados de instalaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *