¿Retas o no retas?

Hablar de género y deporte permite ver y analizar los estereotipos, prejuicios y estigmas que se tienen hoy en día pero se rompen cuando de armar la reta se trata

Tania Jiménez Narcia | @tanjnarcia
staff@mktdeportivomx.com
#mktdeportivomx
   Desde la tribuna (machista) les murmuraban a ellas de cerquita y de lejos que no saltaran, que no corrieran, que no jugaran tazos, que no patearan una pelota porque se podían lastimar, que usaran falda (pero debajo de las rodillas), que se quedaran sentaditas y quietas. Que su lugar era la cocina, planchando, limpiando y atendiendo al otro, que no podían disfrutar de su cuerpo ni conocer qué es lo que les gusta y lo que no, que antes de hablar deberían pensar muchas veces lo que dirían, que no podían salir de sus casas hasta que no se casaran.
   Y desde la otra tribuna (también machista), se exigía que los niños y hombres no expresaran lo que sentían porque es de débiles, que no podían llorar ni renunciar, que debían ser proveedores, que bailar es de niñas y que deben aguantar lo que sea a toda costa, por ejemplo, las novatadas. ¡El último en llegar es niña! ¡Le pegas como nena! ¡Pareces vieja! ¡Eeeehh… pu….! y otras frases o albures se ponen en juego dentro de una cancha, en la calle…y en realidad… en cada minuto de la vida cotidiana.
   Pero hablemos de tener un equipo completo, un equipo que involucre a las mujeres y a los hombres, un equipo que pueda ver sus debilidades, las desigualdades y exigencias culturales para después poder tomar decisiones que aporten y que permitan mejorar.
   Que desde cualquier lugar del estadio o de la cancha se pueda ver el juego completo, las dos partes. Es decir, que haya un juego de ida y vuelta y que la revancha no se enfoque en el marcador final y en los números si no en lo que se mejoró, en lo que se aprendió, en lo que se debe de trabajar.
   Para contextualizarnos mejor, hagamos un pequeño viaje hacia el pasado, pensando por ejemplo en la participación de las mujeres en las actividades físico-deportivas, como la londindense Charlotte Cooper, la primera mujer en ganar el oro olímpico en París 1900 en tenis individual. O Katrine Switzer, la primera mujer en participar en el Maratón de Boston en 1976, agredida incluso por su participación. Y en pleno Siglo 21 el encuentro histórico en la NFL con Jen Welter (ex coach de los Cardinales) y Sarah Thomas como árbitra.
   A la par, otra lucha representativa en este ámbito ha sido romper los estereotipos de que las mujeres son “machorras” y los hombres son “macho alfa” o “afeminados” según el deporte que decidieron poner en práctica. ¿Qué relación habría que tener entre la orientación sexual y el deporte que se ha decidido practicar? Justamente hablar de género y deporte permite ver y analizar los estereotipos, prejuicios y estigmas que se tienen en esta realidad social hoy en día.
   En palabras de la doctora Tania Rocha “hasta ahora lo que ha prevalecido es una mirada binaria de la sexualidad porque supone que existen dos polos, dicotómicos y excluyentes”, entonces el silencio impera para pertenecer a un equipo y que no afecte el que se pueda participar en eventos nacionales o internacionales según cada caso cuando existe una gran diversidad que da lugar a ser lesbiana, gay, bisexual, transgénero, transexual o intersexual (LGBTTI).
   Pensemos en el cortometraje “I love Hoolligans”, dirigido por Jan Dirk Brown y Joost Jansen, que expone una situación compleja de que la homosexualidad no es aceptada y el aficionado se tiene que reprimir para seguir asistiendo a ver a su equipo. O destacar algunos casos que muestran al mundo su lucha por la diversidad sexual, tal como el futbolista Michael Sam, el clavadista Tom Daley o el basquetbolista Jason Collins, quien declaró en el 2013: “Tengo 34 años, soy negro y soy gay”, y le siguen la destacada futbolista Casey Stoney, las mexicanas Bianca Sierra y Stephany Mayo o el boxeador puertorriqueño Orlando Cruz, quien utilizó arriba del ring un calzoncillo multicolor invitando a romper paradigmas. Y qué decir de la exatleta María José Patiño, quien, “a pesar de contar con todas las características físicas de una mujer, salió con un cromosoma X y uno Y en la prueba reglamentada para ubicarla en una categoría de competición, razón por la cual fue descalificada y le quitaron sus medallas previas bajo el argumento de haber hecho trampa” (http://ciencias.jornada.com.mx/2017/06/26/es-necesario-romper-paradigmas-para-entender-la-diversidad-sexual-2916.html)
   Pero hay victorias que se ganan poco a poco. Hoy Omaira Perdomo, voleibolista transgénero, logró el reconocimiento y participación de manera regular en la liga de volibol español en noviembre del año pasado.
   Es por ello que en las retas no hay un tiempo determinado, se rige por la ley de la diversión y la defensa de escuchar la voz de todas y todos. La comunicación es una de las características más importantes. Todas y todos se ponen de acuerdo cuándo y hasta dónde puedes agarrar la bola con la mano, cuál es fuera de juego, cómo hacer los equipos más parejos, cómo hacer que todas y todos jueguen, cuándo gritar ¡ gol gana!, etcétera.
   Entonces… tomando como ejemplo las retas en el futbol ¿qué posición queremos jugar? Abajo de los tres palos, o sea desde la portería, se tiene una mirada completa de cómo está parado el equipo y cómo van posicionándose de tal manera las y los otros que se puede evitar o provocar un hecho…
   La defensa: esta posición está encargada de no permitir que lleguen al área y desde ahí se pueden anticipar las jugadas, permite dar calma, mirar al frente y alrededor y en ocasiones regresar al área chica (portería) o ir hacia enfrente y no detenerse. Esta posición tiene una lectura del juego con un objetivo particular de que no llegue el balón, de que no se haga daño…
   Quien ocupa la “zona media” tiene una doble función: la primera de “ir hacia el frente”: hay un firme objetivo de avanzar y avanzar, pero su segunda función es distribuir, cubrir y crear jugadas que provoquen otros resultados… resultados favorables.
   Y también encontramos quien está “en la punta”, es decir quienes quieren/ pueden jugar en la zona delantera para definir…
   Así, ¿cuáles van a ser nuestras posiciones? ¿Será que podamos armar un sistema de juego nosotros? Desde la universidad, desde los barrios y colonias, desde la administración pública, desde la iniciativa privada ¿desde dónde?
   Afortunadamente, el tiempo de compensación invita a crear nuevas jugadas, una táctica y una estrategia para romper el sistema actual y mejorar… ¿retas o no retas?

4 thoughts on “¿Retas o no retas?

  1. Considero que no importa q posición tenga uno…mientras uno haga algo….lo q no se vale es ser expectador en este tema….uno tiene q realizar acciones …pequeñas…medianas….grandes…no importa que tan trascendentes….lo q importa es hacer cambios….en la educación de las…los hijjas.. hijos…alumnos…alumnas….amistades…trabajo…políticas públicas…y tiene q ser ya….no hay q esperar por promover el respeto y la igualdad….evitar el doble diálogo….acepto la reta….y tu?

  2. Sin duda una gran realidad que vivimos los docentes de educación física al momento de estar en el patio con los chiquillos, el gran conflicto que genera el unir equipos mixtos, a la hora de mezclar las opiniones dentro del juego o actividad desempeñada. Me considero un profesor que incluye en todo momento a todos por igual, desafortunadamente vivimos en una sociedad sin valores, donde las faltas de respeto se pueden apreciar en todo momento, los comentarios que hiciste en un principio es sin duda un gran retraso que tenemos como sociedad, desde mi lado te aseguro que la reta está abierta para todo aquel que piense que el se o débil es aquel el que usa falda.

  3. Recorde cuando corría por las nopaleras de mi pueblo , las retas de fútbol de las 5 a las 11 de la noche , los recreos en la primaria , secundaria y prepa . No me acuerdo que las niñas jugarán con migo , solo en las fiestas familiares que jugaba a las escondidas, la cuerda , al avión , y pocas veces a las carreritas .
    Antes veía mucho deporte en la TV , mi padre se la pasaba viendo el fútbol , cuando acababa le cambiaba al béisbol, y así de canal en canal .

    La época de juegos Olímpicos todos nos reunimos para ver a México o oor lo menos aprender de nuevos deportes , mi jefa solo decía yo no le entiendo pero le voy al que gane jajaja.

    Juegos Olímpicos, mundial de fútbol , serie mundial de béisbol , juegos Olímpicos de invierno, tenis , básquetbol con Jordan fue la mejor época después de ver esos eventos salíamos corriendo a jugar , todos los prim@s fue una miles linda .

    De niño Sí me decían puto , no llores , las retas de puros niños ,nada de niñas , y si recuerdo bien pocas niñas destacaron en el deporte, en la prepa de repente algunas niñas jugaban básquet en los recreos y fútbol con nosotros .
    Yo esperaba a que dieran las 10:30 am para salir corriendo a jugar fútbol, y si jugaba alguna niña con nosotros era como algo bonito por le metía más como emoción , claro ser popular en las escuelas era chido.

    En la prepa los partidos de básquetbol, las retas con otras escuelas ,y el público a tope , generaba una gran confianza alegría y fue la mejor manera de convertir el deporte sin género , teniamos equipos mixtos , ver a los profesores, compañer@s gritando me recuerda las mejores retas.
    Yo tengo presente que de niño mis hermanos me llevaron a una cancha de fútbol, llena de todo , de tierra y piedras , de broncas y gritos , de competencia y pueblos , de fiesta y borrachos. También tengo presente que quien me llevo a una competencia de atletismo a los 10 años fue la maestra Felicitas ¡ La extraño! Pocas muy pocas ahora en estos tiempos , me entrenaba a su manera , me inscribía cómo podía y sacaba para el pasaje cuando competía en Toluca . También tengo claro que mi madre me apoyo en el deporte desde niño, ella paso todo mi proceso de formación deportiva, ella prepara el sándwich de frijoles , y cuando había para más de huevo , ella me compraba los tenis más baratos para que corriera jaja y los zapatos de fútbol que nunca le gustó por qué nos hermanos solo se peliaban , se raspaban y se ponían borracho.

    En la universidad todo cambio , conocí el deporte de mil formas , fueron pocas las mujeres que eligieron la carrera de entrenadoras , en la Ened practicamos de todo y la neta muchas mujeres buenismas en gimnasia , básquet, voleibol , medias tronquitas en fútbol , pero aquí si no había machismo , no femenismo o esas cosas de la modernidad o conceptos chistosos .

    El deporte no es de lujos , o de géneros o de estatus el deporte y actividad física es para todos , divertido , te forma o desforma , te ayuda a ser feliz y la neta es una caja de alegrías y tristezas , cuando ganas o pierdes .

    ¡Me encantan las retas y te daré 3 de ventaja !

  4. Cuando comencé a leer la nota pensé que en pleno 2018 no tendríamos por qué hablar de prejuicios en el deporte porque en éste año eso ya no está, pero luego me percaté de mi equivocación, a pesar de que casi erradicámos eso, aún hay trabajo por hacer. Me parece magnífico que día a día y en las prácticas deportivas cotidianas se busque más (al momento de la reta) la diversión, el juego entre iguales sin importar quien sea tu contrincante y que se abra, con cada unas de éstas retas, el camino para que un día podamos ver el juego sin etiquetas, sin estereotipos, sin estigmatizar al otro. Saludos Tania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *