La máscara más cara

Dentro del mundo de la lucha libre la máscara es la indumentaria más valiosa que posee un gladiador y hoy las incógnitas con valor están en peligro de extinción

Raúl Cruz | @rablue07
staff@mktdeportivomx.com
#mktdeportivomx
   En el mundo de la lucha libre como en de la mercadotecnia, la máxima de “la imagen lo es todo” es la que rige el éxito o fracaso, en este caso, del luchador.
   A lo largo de los 84 años de existencia del deporte-espectáculo en nuestro país el enigma, el personaje debajo de la máscara es lo que más llama la atención al público, que cautiva, que vende , pero hoy parece que esa inercia ha puesto contra las cuerdas a las legendarias máscaras y los mismos promotores.
   En los últimos años cayeron máscaras que el fiel público nunca se imaginó: los Villanos III y V, Blue Panther, Último Guerrero, Sombra, Volador, Lizmark Jr. y la más reciente con todo y su polémica, la de Dr. Wagner Jr., del cual se llegó a comentar entre los aficionados y conocedores que “cotizó” su misterio entre cuatro y seis millones de pesos, todo un misterio tal cual.
    Eso provocó una declaración del luchador insignia del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), Atlantis, quien afirmó que su incógnita es actualmente la más valiosa por su historial de victorias en luchas de apuestas.
   Quizá tenga razón, quizá no, cuestión de enfoque, cuestión de gustos. El punto es que si basamos el valor de una máscara por el número de tapas que ha ganado, El Hijo del Santo, llevaría la ventaja… y sigue al alza con proyectos como Todo x El Todo y el manejo de su marca en sí misma.
   Ahora, si lo comparamos por lo que significa un nombre dentro del mundo de la lucha libre mexicana, a la lista se añaden los nombres de Blue Demon Jr., Rayo de Jalisco e Hijo del Solitario, y más a fondo debería contemplarse a otros gladiadores que ya pasaron el altar de sus carreras, pero que sus logros los proyectaron a nivel internacional y no solo localmente, como Mil Máscaras, Dos Caras y Canek, tres auténticas leyendas.
   Detrás de ellos se ubica una lista de otros luchadores que en su momento fueron referentes como Solar, Fuerza Guerrera, Villano IV, Tinieblas, Octagón, Máscara Sagrada, Caristico… y la lista es larga.
   Intentar definir el valor de una máscara, con lo que ello implica, es tomar en cuenta trayectoria, logros nacionales e internacionales y un aspecto trascendental que no siempre salta a la vista: si el luchador pertenece a una empresa o se maneja de forma independiente, porque esta variable es la que puede romper la ecuación en la definición de quién debe perpetuar su misterio. Entonces, ¿cuál es la máscara más cara?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *