El punto de quiebre en el tenis

Mas allá de la edad, la resiliencia es clave en el desempeño de los tenistas al mostrar su capacidad de adaptarse y superar la adversidad

Tania Jiménez Narcia | @tanjnarcia
staff@mktdeportivomx.com
#mktdeportivomx
   El Abierto de Tenis Mifel 2017, segundo torneo de la ATP en México, tuvo esta semana sobre las pistas a dos generaciones: una con tenistas consolidados y años de experiencia y otra, la llamada #NextGenATP, con jóvenes, es decir, de corta edad, pero con mucho talento que hace que hoy estén en lugares top.
   En el mundo de la cultura física y el deporte actual se integran profesionales de distintas áreas para contribuir al estudio de la complejidad del mismo, siendo uno de sus objetivos primordiales el de elevar el rendimiento y resultados de los atletas al tomar en cuenta factores y variables que giran alrededor del deportista. Un ejemplo se dio este viernes en las semifinales entre el australiano Thanasi Kokkinakis al enfrentar al número 14 del mundo, el checo Tomas Berdych (CZE).
   El oceánico, mejor conocido como “Kokki”, perdió el primer set 3-6 y tras ajustar su estrategia se recuperó en el segundo llevándolo al límite para firmar el 7-6 a su favor; al final el tercero y definitivo, lo ganó 6-4 y es finalista del Abierto Los Cabos.
   Kokkinakis, antes de retirarse de la cancha, agradeció al público y adjudicó la victoria a su trabajo mental aunado a un trabajo físico adecuado; este sábado, en unas horas entrará al Estadio Pegaso en su primera final del circuito de la ATP en busca del cheque de primer lugar.
   La otra semifinal fue protagonizada por el bosnio Damir Dzumhur y el estadounidense Sam Querrey, un espectáculo completo en el que Damir conquistó el primer set 6-3, pero Sam retomó el camino y se adjudicó el segundo y tercer set, ambos por parciales de 6-4.
   Esta tarde se enfrentan en la final Kokkinakis (454) y Querrey (24), quienes durante su participación en el certamen mostraron las habilidades psicológicas necesarias para avanzar hasta el juego definitivo, ambos perdieron el primer set en semifinales y pudieron reponerse, hacer frente y salir de la adversidad, un punto de quiebre: la resiliencia.
   La resiliencia es un constructo (esto es una construcción teórica para comprender un problema determinado), que hace referencia a “las habilidades personales que permiten a un individuo un funcionamiento saludable o la adaptación a un contexto adverso o a un acontecimiento disruptivo en la vida diaria” (Connor y Davidson, 2003; Luthar, Cicchetti y Becker, 2000; Masten y Obradovic, 2006).
   Dar lectura de cómo el croata Tomas Berdych, de 31 años, menciona que “en el pasado el objetivo era ganar y jugar todo el año y sé que, si me mantengo sano, lo podría volver a hacer, pero ahora tengo diferentes metas”. Por su parte, el español Feliciano López afirma que “me encuentro en un momento donde no puedo pensar en qué ocurrirá más adelante. Voy año tras año, lo que más me emociona es mantener el nivel competitivo”, es un ejemplo de esto.
   Así, el discurso de los tenistas es un medio de aproximación a la información, un “punto de partida” en el que podemos apoyarnos para estudiar y reflexionar sobre el rendimiento deportivo que está experimentando el deportista y, más allá de la edad y experiencia, debe considerarse el desarrollo de las habilidades psicológicas y los elementos que tiene cada sujeto para enfrentar cada punto, cada juego, set y partido.
   Finalmente, si resiliencia es adaptación y fuerza para enfrentar situaciones adversas, cabe decir que quienes logran mejores habilidades en ese sentido pueden contender en justas sumamente tensas, común en el ámbito del tenis en su etapa final, independientemente de la generación a la que pertenezcan.
   Veremos entonces a Querrey en su segunda final del año, pues en marzo ganó el Abierto Acapulco al vencer al español Rafael Nadal. Sin embargo, sabe que el australiano Kokkinakis “es un gran jugador, tiene un juego muy agresivo, una derecha muy buena, viene motivado y por algo está en la final”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *