Derecho Deportivo, ¿qué es?

Hablar de Derecho es, de por sí, complicado. Ahora, de Derecho y Deporte, ¿cómo hacerlo? ¿Cómo entenderlo? Mira lo que nos comparte un especialista

David Hernández |
Abogado egresado de la Escuela Libre de Derecho
staff@mktdeportivomx.com
#DerechoDeportivo
La respuesta a esta pregunta puede ser simple o compleja según el aspecto que se considere.  De por sí, hablar sobre lo que es el Derecho puede resultar complicado para los propios abogados dada la riqueza de criterios u opiniones que se presentan al respecto, ni qué decir cuando se trata de explicar al deporte por parte de especialistas, sin olvidar que, como bien señalaban los juristas romanos “Omnis definitio in iure periculosa est” (es decir, “toda definición en Derecho es peligrosa”).
No obstante, en este nuevo espacio trataremos de resolver la interrogante exponiendo brevemente qué podría considerarse como Derecho y luego como Deporte, para después relacionar dichos conceptos, jurídica y deportivamente, y estar en posibilidad de ofrecer al lector un criterio más amplio sobre el particular.
Así, debemos comentar que la palabra Derecho, etimológicamente hablando, proviene del vocablo latino “directum”, que significa lo que es recto, lo que no se desvía a un lado ni a otro.  Además, tradicionalmente el Derecho ha sido considerado como: 1) lo justo; 2) una norma o conjunto de normas que rigen la vida del hombre en sociedad, 3) una facultad, y 4) una ciencia.  Esto es, hablar de Derecho llevaría implícito el tema de la justicia: darle a cada quien lo que le corresponde; el de la regulación de la conducta del hombre en relación con sus semejantes; el de sus derechos (y deberes), y el de un conocimiento racional sistematizado en torno a este contexto que permite hablar de las disciplinas jurídicas especiales y de la Ciencia del Derecho. Pero el Derecho no se queda ahí, ya que como bien señala el jurista e historiador del derecho italiano, Paolo Grossi, el Derecho propiamente dicho es un “ordenamiento observado”, esto es que como ordenamiento implica la organización (o auto organización) de la sociedad, la cual es observada, seguida con convicción, más que por imposición, por sustentarse en los valores históricos de la propia sociedad. Es ella la que tomando en consideración lo que pasa a través del tiempo, de su historia, la que producirá el Derecho y no necesariamente el Estado.
   Igualmente, desde el punto de vista etimológico se ha discutido bastante de dónde proviene la palabra Deporte y hay quien señala que deriva del latín “deportare”, que significa llevar más allá, esto es, alejarse de lo que es cotidiano. Otros hacen referencia a “de portu”, que para los antiguos marinos del mediterráneo “estar de puerto” significaba, divertirse, entretenerse, jugar, dejar lo ordinario.  Lo cierto es que si nos apegamos al Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española, encontraremos como la segunda acepción (primera en el tiempo), la de “recreación, pasatiempo, placer, diversión o ejercicio físico, por lo común al aire libre”.
   Además, en materia jurídica debemos referirnos al artículo 2o. de la Carta Iberoamericana del Deporte (1996) -fruto de una Asamblea del Consejo Iberoamericano del Deporte, del que México es parte-, que señala: “Se entenderá  por ‘Deporte’ todo tipo de actividad física que, mediante una participación organizada, tenga por finalidad  preservar y mejorar la salud física y mental, el desarrollo social, ético e intelectual con el logro de resultados en competiciones”, definición tomada en consideración por el artículo 5o. de la Ley General de Cultura Física y Deporte vigente (2013) en México y en el lenguaje coloquial, tal y como también lo indica el Diccionario antes citado.   Esto es, el Deporte es una actividad física competitiva y organizada -institucionalizada y reglamentada- que tiene una finalidad, la cual dependerá del aspecto que quiera enfatizar, ya sea tradicional o contemporáneo.
   Para unir ambos conceptos debemos hacer un puente desde el punto de vista jurídico y también deportivo. En el primer punto de vista tenemos que hacer referencia a la “Juridificación del Deporte”, ya que juridificar implica considerar algo por el Derecho, dada su trascendencia e importancia para la sociedad. Desde el punto de vista deportivo, vale considerar al “Sistema Deportivo”, que es el conjunto de elementos ordenados y entrelazados armónicamente entre sí, los cuales permiten el desarrollo del deporte y sus manifestaciones.
   A partir de la Juridificación del Deporte y del Sistema Deportivo, podemos decir que el Deporte en nuestra realidad es necesariamente considerado por el Derecho y que, además, éste es un elemento esencial para su desarrollo, ya que la Juridificación del Deporte permite hablar de lo justo en el deporte (justicia deportiva), de la regulación (o normatividad) deportiva, de las facultades (o derechos) deportivos y del Derecho Deportivo como disciplina jurídica especial, parte de la Ciencia del Derecho, que tendrá como objeto de estudio dicho contexto, mientras que el Sistema Deportivo nos llevará a resaltar la importancia de todo ello como el marco fundamental, o mejor dicho, el ordenamiento observado, emanado principalmente de la comunidad deportiva y de manera transversal del Estado para el desarrollo de la estructura e infraestructura deportiva, y de los recursos económicos y humanos que hacen posible el desarrollo del deporte y sus manifestaciones.
   De esta forma (espero que así lo considere el lector), se puede contemplar al Derecho Deportivo como el orden fundamental para la comprensión de dicha actividad humana y todo lo que lo rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *